Tag Archives: padres

FELIZ DÍA DE LA MADRE: MATERNIDAD Y REIVINDICACIÓN

5 May

Hoy es el día de la madre, un día de celebración, pero también un día en el que no podemos olvidar…

1. Que una conciliación laboral y familiar REAL (no la de los slogans políticos) es IMPRESCINDIBLE para que las mujeres y los hombres puedan vivir plenamente su maternidad/paternidad sin tener que renunciar a su vida profesional.

2. Que la coresponsabilidad en las taeras domésticas es el único camino hacia la igualdad efectiva. Ser madre no significa tener que hacer TÚ SOLA la casa, la colada, la comida…

3. Que la información y la capacidad de decisión de la mujer SON IMPRESCINDIBLES, durante el embarazo y el parto.

4. Que la madre cuida, pero también HAY QUE CUIDAR a la madre.

Hablemos de caca

15 Oct

Creo que no habíamos reparado en ello hasta este verano. Fue entonces, cuando la playa de Fuerteventura sonaba al fondo y las nubes avanzaban rápido por el cielo de la isla, cuando las palmeras se doblaban casi a la mitad azotadas por el viento y la arena caía como sal esparcida sobre la tierra volcánica, cuando en medio de ese fondo de calendario de supermodelos pero sin supermodelos posando, nosotros, pobres peninsulares lechosos, untados en factor 50 y protegidos por camisetas y gorros, caímos en la cuenta de que en un entorno así, todo paraíso, no hacíamos más que hablar de caca.

                                                                                                                     via merioliva

Y no cualquier conversación escatológica. No una charla intrascendente o vacua sino las más profundas y animadas conversaciones sobre el tamaño, consistencia, densidad y olor de la caca de nuestra hija. Y es que es estrenar la paternidad y perder la vergüenza, porque cuando uno se convierte en padre  no es solo que pase a hablar con absoluta naturalidad sobre cuestiones escatológicas con los demás, sino que además lo empieza a hacer con cierta entrega e incluso diría más, con cierta recreación en la temática.

Así que quiero aprovechar este post para expresar mi más profundo respeto y admiración por los que fueron nuestros vecinos de apartamento este pasado verano y que durante 15 largos, larguísimos días, escucharon sin protesta ni rechiste exclamaciones como “qué bien, ha hecho caca”, “esa caca parece de persona mayor”, “menudo choronzo”, “vaya traca”, “¿Qué suena por ahí? ¿Fue todo gaseoso o hay alguna sustancia sólida?” o ¿Algo más que aportar a la humanidad?”. Supongo que en más de una ocasión se quedaron con ganas de contestar.

1 de mayo

1 May

6:30h- Primeros golpecillos en la cuna para llamar la atención

7:10h. Segundo intento: patadas acompañadas por una suerte de quejio flamenco

7:30h. Seamos honestos, esta niña está despierta.

7:32h. No asomarse a la cuna es una crueldad. Vamos a ello, pues.

7:35h. Como mola despertarse así, aunque sea taaaaannnn temprano.

7:40h Procedo a la preparación del primer bibi del día.

7:47h. Culmino con éxito el cambio de pañales iniciado por mi pareja mientras él se prepara para darle el  biberón.

7:50h. Me ducho y acicalo mientras toma el biberón, previa puesta en marcha de una lavadora. Hoy solo hay un body limpio en el cajón!!!!

8:05h. Me preparo el desayuno.

8:10h. Desayuno

8:30h. Juegos varios, mirar por la ventana, pedorretas  mientras ahora desayuna mi chico.

9:00h. Sesión intensa en el gimnasio de actividades, de la nena, se entiende… nosotros bastante hacemos ya.

9:10h. Hago la cama, la cuna, ventilo las habitaciones…

9:20h. Parece que tiene sueño. Paso a la hamaca. Vamos a intentar dormir la primera siesta del día.

9:30h. Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

10:00h. Despierta a la media hora, como un reloj.

10: 03h. Me escudriña… ¿por que está mamá hoy a esta hora en casa?

10:05:h. Ahora toca ir sacando y rechupeteando uno a uno todos y cada uno de sus peluches, mordedores y muñecos de de su caja de juegos. Cuando todos estén fuera, habrá que volver a meterlos en la caja para empezar otra vez…

10:32h. Primer llanto de aburrimiento. Saquemos la artillería pesada. Canciones, sonidos guturales varios y muecas frente al espejo. Nada relaja más que ver a tus padres perder los papeles.

10:50h. Preparación segundo bibi

11:00h. Segunda toma del día.

11:30h. Nos ponemos guapos.

11:45h. Nos vamos a la manifestación.

 

Para solo haber empezado el día, no está mal de trabajo este 1 de mayo

 

Lo que viene después

16 Mar

Sí, de lo que viene después. Eso es de lo que habría que hablar en esas clases pre- parto que, al menos en mi caso, fueron más parecidas a clases de gimnasia de los 70´s y terapia grupal. Y es que, lo que más temen la mayoría de las mujeres durante el embarazo es el momento de parir. A medida que se va a acercando la fecha, todos esos miedos que no habían aflorado hasta el momento, comienzan a aparecer. El mayor de ellos ¿vendrá el crío bien? Dan igual todos los avances, todas las ecografías en 2, 3 y 4D. Cuando estas a punto de parir piensas si todo estará bien y también, si tú lo has hecho todo lo bien que podías. Si quizás tenias que haberte cuidado más, hecho más ejercicio, comer más sano… Te entran remordimientos de todo tipo y colores… por ese cacho de chorizo que te tomaste en el vermut, por haberte puesto a pintar, con lo toxica que es la pintura, en plena mudanza… En fin, por todo lo que hiciste o dejaste de hacer. Pero lo cierto es que  da igual. Esos miedos, esa incertidumbre se pasa, básicamente porque parir, pares. Como sea. Con ayuda, sin ayuda, en casa con una matrona, con un médico, con epidural, sentándote en una pelota de goma, en 8 horas o en tres cuartos. Parir, pares.

Lo realmente importante y de lo que nunca te hablan a las claras, es de lo que viene después. Sí, de ese periodo que en las revistas naif de maternidad llaman “periodo de adaptación” para “que todos los miembros de la familia se vayan conociendo”, como si solo nos fuéramos a tomar un café.  Pues bien, ese “periodo” no es más que el post-parto o montaña rusa hormonal.

En la mayoría de webs de mamás te dirán que si durante el post-parto tienes síntomas de melancolía, cansancio o tristeza más allá de dos semanas, te has de empezar a preocupar. Incluso para eso, para el cambio físico pero, sobre todo, existencial que es la maternidad, te ponen un tiempo delimitado. No más de dos semanas, ¡señoritas! Y acojona, la verdad, leer que tendrías que estar bien cuando ya se cumple el primer mes y todavía no has encontrado la forma de sentarte porque te duele la cicatriz de la episiotomía, no consigues  sentirte descansada ni aun durmiendo siestas de una hora, tu madre os sigue haciendo la comida y vas llorando por las esquinas cada vez que en el telediario sale una desgracia.

Así que la verdad sobre el parto es que después viene el post-parto, y eso, a mi juicio, es para lo que te tendrían que preparar en las clases pre-parto. Decirte la verdad: que estarás tan cansada, tan arrasada que te sentirás frustrada por no poder estas al 100% en el momento más importante de tu vida hasta la fecha. Que cuando el crío no se agarre al pecho y esté muerto de hambre, tú te pases el día en “tetas fuera”, colgada del sacaleches y con los pezones tan agrietados que solo con el roce del sujetador te duelen, habrá un momento que tendrás que tomar decisiones que no han de pasar por la culpabilidad. No te dicen que puede que discutas con tu pareja aunque no lo hayas hecho nunca jamás, que las visitas te agobien, incluso las de la familia, que estarás irascible y al minuto simpática… Que puede que duermas por la noche o puede que no, y que eso, en días acumulados, puede hacer que se te olviden las cosas y tengas que ir pegando post-it por ahí como el de Memento, tengas menos capacidad de atención o simplemente, menos humor… Y de eso, de cómo gestionar todas estas cosas, es decir, de lo que viene después, es de lo que deberían hablar a las mujeres antes de parir. Y seguro que ninguna se echaba para atrás.

A %d blogueros les gusta esto: