Archivo | agosto, 2013

RECIELLA CON BUEN COLOR por Iris Díaz Trancho

5 Ago
  • A les muyeres qu’entovía nun nos llegó la maternidá danos la sensación que los neños y les neñes de rollu son, al marxen d’otres valoraciones más profundes, dalgo paecío a lo que pues topar na sección de “pequeño electrodoméstico” d’una gran superficie: maquinaries complexes, con ritmos, ritos y rutines preestablecides y siempre ensin manual d’instrucciones.

    La cantidá de productu que pues echar, la puesta en marcha y la potencia enerxética que soporta ye un universu siempre complexu que va traduciéndose a base de llibros, conseyos familiares o blogues como esti, nel que la esperiencia directa va faciendo un callu que tresforma les esplicaciones más difíciles n’exemplos bien prestosos.

    Con too, y volviendo al entamu, pa les muyeres ensin esperiencia incapaces siquiera de saber l’alfabetu, esi llibru d’instrucciones nun tien más llingua que’l mandarín o siacasu l’árabe; un montón de papeles nos que nun yes quien a saber per onde entamar a lleer.

    Tengo pa mí, por embargu, que si hubiera una versión n’asturianu del llibru d’instrucciones de la maternidá, l’asuntu de les condiciones metereolóxiques, comunmente conocíes como “el tiempu”, ocuparía un llugar bien destacáu na sección “Enantes d’empezar” y mui especialmente en “Coses a tener en cuenta: familia y entornu”.

    Bien sabemos que la probabilidá de lluvia n’Asturies ta penriba de la media española, d’ehí la composición vexetal, animal, l’arquitectura, el verde y tol restu cuestiones que nun vienen al casu por masuñaes. Lo que nun ta tan analizao ye hasta qué puntu incide la presión familiar y social sobre l’adaptación de les rutines de los padres y madres que tán d’estrenu cuando tamos falando de la lluvia, o meyor, de l’ausencia de la mesma. La posibilidá de facer una planificación selmanal en base a les apetencies o les necesidaes ye un auténticu despropósitu: equí el que manda de verdá sobre les vides de les families asturianes ye Maldonado.

    Nun puedo imaxiname’l castigu social que pue recaer sobre una familia que tome la decisión de: a) llevar a los neños al cine n’agostu y con sol, b) nun sacar al neñu o neña de rollu a pasear pel Muro si abre’l día una tarde de febreru, c) nun-y quitar los leotardos al rapacín si tien la más mínima posibilidá de recibir un rayín de sol. La rempuesta a estos casos del llibru d’instrucciones versión asturiana llevaría o bien a la sustitución de la acción por otru familiar (xeneralmente les güeles) o bien al reproche colectivu y machacón (“¿cómo nun sacaste a la neña con esti día?”).

    Les espresiones “sacar”, “tomar l’aire”, y más patromonialmente “asoleyar”, van arrastrándose como salmodies hasta que’l rapacín alcanza la edá adulta; y ye que, de mayorinos, tamién somos torturaos col cultu al sol, especialmente nes vacaciones.

    Asina ye que les muyeres qu’entovía nun fuimos madres, y sabemos bien poco del procesu de la maternidá, somos yá a entender, y cásique asumir, dalgún de los procesos que nos son propios por cultura, sociedá, clima, salú… eses instrucciones que faen que l’artefactu que se dispón a llegar a casa funcione, nun sé si meyor, pero sí “con munchu meyor color”.

    Iris Díaz Trancho (maestra de llingua asturiana y autora de literatura infantil)

EL CUENTO PERFECTO

4 Ago

Hacía meses que tenía ganas de comprarlo pero cuando eres madre los meses y los días pueden confundirse sin demasiado esfuerzo, así que por una cosa u otra siempre iba dilatando en el tiempo la  adquisición  de esta maravillosa obra de Alicia Varela y Gonzalo Moure titulada EL ARENQUE ROJO ( SM).

el-arenque2012_1

vía

Ayer, por fin lo pesqué y ahora su lomo, el del cuento que no el del pez, reposa junto a los demás títulos que engrosan la biblioteca de la nena.

elarenquerojognal

Y digo que este arenque rojo es un cuento perfecto porque la propuesta de Varela y Moure pasa por una sola escena. Es decir, todas las páginas de libro ilustran con exquisito trazo e igual creatividad lo que aparentemente es el retrato del mismo parque urbano con multitud de personajes: una adolescente leyendo un libro en un banco…

lectora

Un joven caminando con su guitarra…

guitarrista

Un músico callejero tocando la flauta travesera…

flautista

Una chica haciendo yoga bajo un árbol…

yoga

Y claro, un arenque rojo. Ellos y otros muchos son los protagonistas de esta escena que podría parecer una foto fija pero que al pasar la  página el lector descubre que no es estática: algo ha cambiado. Los personajes han avanzado un paso en su propia historia y así se va repitiendo página a página. Es algo así como un libro de fotogramas y, entre uno y otro, el lector ha de ir componiendo la historia de estos personajes. La que el quieras, la que le sugiera, la que se inventes, la que le apetezca.

arenque1

vía

Y además, puede compartir sus historias con otros lectores en www.literaturasm.com/el_areque_rojo.html . Pero si lo que quiere es que le cuenten el cuento, al final del libro encontrará un sobre donde hay un pequeño libreto con una historia para cada personaje de este parque singular en el que todo, o casi todo, puede pasar. Es, sencillamente, el cuento perfecto.

A %d blogueros les gusta esto: